Trazos precisos, pigmentados, con una terminación aterciopelada y cubriente eso es Stabilo Carbothello, uno de los lápices pasteles preferidos por renombrados artistas en todo el mundo.